La Educación Ambiental y la Ley de Reciclaje

Posted on Posted in Sin categoría

La preocupación por los residuos ha tomado una gran relevancia en el último tiempo, reflejándose no solo en el interés que la ciudadanía manifiesta por ellos, sino también en las acciones que el Ministerio del Medio Ambiente ha tomado en términos de la generación de políticas públicas que aborden esta problemática, las que permitirán generar avances en el desarrollo de la sustentabilidad y mejorar la realidad ambiental y social de nuestro país. Un caso más que significativo ha sido la promulgación reciente de la Ley n° 20.920, Ley Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje, cuyo objetivo es crear una industria formal en torno a la recuperación y valorización de residuos, así como disminuir la generación de los mismos.

El cuerpo legal incorpora el concepto conocido como Responsabilidad Extendida del Productor, un instrumento económico de gestión ambiental mediante el cual los fabricantes e importadores de determinados productos deben hacerse cargo de los desechos que estos generan al terminar su vida útil, lo que incluye financiar su almacenamiento, transporte y tratamiento, con el objetivo principal de darle valor a esos residuos. Inicialmente la ley considera seis tipos de residuos como prioritarios: Aceites lubricantes, Aparatos eléctricos y electrónicos, Baterías, Pilas, Envases y embalajes, y Neumáticos. Se han elegido estos residuos porque son de consumo masivo, de volumen significativo, tres de ellos son considerados residuos peligrosos (baterías, pilas y aceites lubricantes), son factibles de valorizar y se puede generar una regulación comparada con ellos. Guía de Educación Ambiental y Residuos.

La nueva normativa le otorga un rol fundamental a los ciudadanos en el sistema de gestión de los residuos prioritarios, ya que deberán entregar estos productos a los recicladores de base y a otro tipo de gestores, tales como las municipalidades, en la medida que se vayan implementado los diferentes mecanismos para la recolección. También será muy relevante el rol que cumplan los profesores y educadores ambientales, en difundir y educar respecto de los alcances y la importancia ambiental de esta ley.

Para apoyar la implementación de la normativa, el Ministerio del Medio Ambiente implementará programas de educación ambiental, formal e informal, destinados a transmitir conocimientos y crear conciencia en la comunidad sobre la prevención en la generación de residuos y su valorización. Además, la ley contempla la creación de un fondo destinado a financiar proyectos, programas y acciones para prevenir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización, ejecutados por municipalidades o asociaciones de éstas.